El restaurante Can Bass se encuentra en un entorno privilegiado y no únicamente por estar en la preciosa isla de Ibiza, un paraíso al sudoeste de Mallorca sino por la zona periférica del local, un oasis de vegetación y naturaleza dónde nos integramos plenamente. La estética de Can Bass casa a la perfección con la sierra ibicenca y nuestro mobiliario además de confortable y pensado para la comodidad de nuestros clientes, no desentona en absoluto con el envoltorio.
Contamos con varias zonas diferenciadas dentro de Can Bass. Por un lado tenemos nuestro comedor interior, para esos escasos días de tormenta o cuando las estaciones se vuelven más frias, acogedora y romántica para ver desde una mesa al lado de la ventana la estampa de Ibiza. También contamos con varias terrazas cubiertas en el exterior para aquellos que no quieren renunciar a la brisa de la isla mientras se protegen de la lluvia y nuestro plato estrella, las amplias terrazas que gozan de los 120 días de pleno sol al año que disfrutamos en las pitiusas.